De vez en cuando… experimentamos la sensación encarnada de presencia plena, quietud y libertad. Esto no es un logro que nosotros hayamos conseguido en el sentido de desarrollar una habilidad. Ya es algo inherente. Simplemente nos hemos quitado de en medio el tiempo suficiente para permitir que se revele la fuente de nuestro Ser… Este es el sentido de la práctica, este es el sentido que tiene reunirse con una comunidad de personas que siguen caminos paralelos en simpatía”. (Mike Boxhall)

Presencia en quietud es un estado de ser, una actitud que va más allá de los modelos, técnicas o relaciones a través de los cuales se puede expresar. Como Mike no se cansaba de repetir “lo que importa no es lo que hacemos, sino desde dónde lo hacemos”. La idea clave es cultivar una actitud de quietud y presencia espaciosa en la que el paciente pueda confiar en ser escuchado a un nivel profundo, sea cual sea la técnica o forma de trabajo empleada. Cuando esto sucede, surge la confianza que nos permite adentrarnos en nosotros mismos. Nos encontramos entonces con los hábitos, traumas o experiencias de vida no digeridas con las que nos hemos identificado y podemos ir más allá.

La práctica consiste en regresar al presente a través de la sensación corporal. La Inteligencia (otra forma de llamar al Espíritu) encuentra la forma, a través de la consciencia aquietada y presente, de dejar de reaccionar a las experiencias del pasado, asimilarlas y soltar la exigencia de ser perfectos. De esa manera encuentra el camino de regreso a ese lugar en nosotros que nunca fue dañado.

La presencia en quietud que Mike transmitió en sus  visitas a Uruguay ha continuado impregnando y fertilizando nuestro trabajo después de su muerte a través de las constelaciones familiares, la terapia Gestalt o los grupos de trabajo personal. Porque, como él decía, “Hay movimiento en todo, incluida la enseñanza. Si la enseñanza no se mueve, no está en armonía con el universo que siempre se mueve. La enseñanza se revela a sí misma en distintas formas, apropiadas a cada circunstancia y a sus componentes”.

¿Quién era Mike Boxhall?

Mike Boxhall era británico, nació en 1930 y murió en 2019. A lo largo de una vida fascinante, fue plantador de caucho en Malasia, empresario de la industria del cine en Asia y África, militar en la jungla y algunas cosas más. Una larga búsqueda lo llevó a formarse en counseling, psicoterapia jungiana, acupuntura y, más decisivamente, terapia craneo-sacral. Fue presidente de la Craniosacral Therapy Association (CTSA) del Reino Unido  y miembro de la junta de la Asociación de Terapia Craneosacral de los Estados Unidos. Trabajó y enseñó en diversos ámbitos clínicos. Fue discípulo de la maestra Sufi Irina Tweedie, quien le aconsejó estudiar budismo, recibiendo enseñanzas de maestros como Chogyam Trungpa, entre otros. Siguió siendo practicante budista hasta su muerte.

Fue autor de varios libros como “La silla vacía” (Ed. Grano de msotaza)  y “Conversaciones en quietud” (Ed. Advaita)

 

 

Qué son las Constelaciones Familiares
Cómo es un Taller
Situaciones que pueden ser trabajadas
A quiénes interesa este trabajo
Después de una Constelación
Bert Hellinger
Terapia Gestalt
Terapia Breve