La herramienta de constelaciones familiares se aplica a la supervisión de casos clínicos, pudiendo configurarse el sistema de un paciente sin que el mismo se encuentre presente. Permite revisar la relación terapéutica o cualquier otra forma de relación de ayuda o enseñanza.

Puede realizarse en forma individual o grupal.

No es necesario tener conocimientos previos de constelaciones familiares o la teoría de los órdenes del amor. La supervisión con constelaciones familiares es compatible con cualquier orientación terapéutica y en general es aplicable a cualquier ámbito donde se den relaciones estables de intercambio.

Mediante la supervisión con constelaciones familiares se puede:

  1. Obtener información sobre el trasfondo familiar del cliente o de su ámbito de relaciones. Nos permite reflexionar sobre las posibles dinámicas e implicaciones sistémicas que estén operando sin que la persona se vea afectada. También es posible ensayar distintas soluciones alternativas.
  2. Mostrar los aspectos esenciales de la relación terapéutica, educativa o de ayuda: ¿Está el terapeuta, educador o prestador del servicio en posición de dar?, ¿está la otra parte dispuesta a recibir?, ¿hay alguna interferencia o desorden en la relación?, etc.
  3. Detectar posibles interferencias en la relación provenientes del sistema de origen del terapeuta.
  4. Ofrecer una explicación teórica sobre los órdenes del amor y las relaciones que proporcione un marco de reflexión sobre la propia práctica.
  5. Ayudar en la toma de decisiones.
  6. Examinar la constitución y organización de equipos de trabajo, en relación con los distintos aspectos de la actividad (tarea, destinatarios, jerarquía, etc.)
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn